Follow by Email

sábado, 26 de marzo de 2016

Ley de vida

No ha pasado un año de la muerte de mamá y siento que se está cumpliendo la sentencia esbozada por alguien, o tal vez muchas personas, de que yo iba a pagar por los sufrimientos que le causé.
Ahora me rodean unas circunstancias que apuñalan mis pensamientos. Será que yo fui tan mal hijo?
Muchas personas lo decían.
También me pregunto otra cosa. Qué será peor, la pérdida material de un hijo o el desprecio de tus engendros? En qué caso se padece más?No sé si será peor para un padre saber que un hijo está con Dios o recibir menosprecio, desafecto, desconsideración de un vástago que no hace sino mostrarse inconforme con los padres que le tocaron.
Tal vez se está cumpliendo una máxima. Quien no es buen hijo, no puede ser buen padre.
 Acaso no lo soy?

Perdóname mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario